jueves, 2 de septiembre de 2010

Guerra balcánica. Por Bertolt Brecht

Bertolt Brecht

Un hombre viejo y enfermo iba andando por el campo, cuando cuatro granujas lo asaltaron y lo despojaron de sus bienes. El anciano prosiguió tristemente su camino. Pero al llegar al primer cruce de carreteras vio con sorpresa que tres de los ladrones atacaban al cuarto para quitarle el producto de su robo. En la lucha, el botín cayó al suelo. Lleno de alegría, el anciano lo recogió y se alejó de prisa. Pero en la próxima ciudad fue detenido y llevado ante el juez. Allí estaban los cuatro granujas, ahora otra vez en armonía, y lo acusaban.
La decisión del juez fue la siguiente:
El anciano debía entregar a los ladrones los bienes que acababa de recuperar. Porque de no ser así - dijo aquel sabio y justo magistrado - los cuatro bribones podrían quebrantar la paz de la comarca.

5 comentarios:

Común dijo...

.
Hola!!!!!
Porque el cerdo último?? Vos decís que así terminaremos, jijiji

Jueces, justicias y abogados, dijo un tipo que le habían dado cadena perpetua, “Abogado yo le dije la verdad”..
Que tengas una buena semana.
Un abrazo de oso.

Homo Erectus dijo...

Hola Común. Quien sabrá como terminaremos?
Quevedo decía "la verdad es lo que es/y sigue siendo verdad/aunque se piense al revés". En fin
Excelente semana para vos también y esperamos verte seguido por estos pagos

marcela dijo...

uy me recuerda al fundamento utilizado para sacralizar principios como la seguridad juridica cuando la misma esta en franca contraposicion con nuestra Carta Magna....

marcela dijo...

En referencia a que "la verdad es lo que es/y sigue siendo verdad/aunque se piense al revés", es tan indiscutible como que no nacen pollitos de huevos duros, de lo que no estoy tan segura es de que la verdad siempre triunfe....

Homo Erectus dijo...

Recuerdo una frase que decía "tarde o temprano la verdad siempre triunfa" Y había una fábula que hablaba del tema, aunque no recuerdo quien la escribió.
Sinceramente, Marcela, tampoco yo estoy muy seguro de ello.
Y sí, ciertamente que el cuento de Brecht tiene total relación con el ejemplo que citaste. Es lo que ocurre cuando aparecen los argumentos de la "defensa social" y violan cuanta garantía existe.
Saludos